China y la diplomacia del agua

Este texto es una transcripción, resumida y editada, del episodio 4 del podcast «Descifrando China», titulado «China y la diplomacia del agua». Hablamos sobre el desafío de dar de beber a 1.400 millones de chinos y sobre los equilibrios diplomáticos en torno al llamado «oro azul». Con Águeda Parra, analista del entorno geopolítico y tecnológico de China y editora de la newsletter China GeoTech.

Pregunta: En un artículo reciente apuntas que China, con una quinta parte de la población mundial, sólo dispone del 6 por ciento del agua dulce del planeta. ¿Está en riesgo la seguridad hídrica de China a medio plazo? ¿Y por qué se trata de una prioridad nacional?

Águeda: China está afrontando un verdadero panorama de escasez de agua. Es una complejidad añadida a su objetivo de garantizar el desarrollo hasta convertirse en una economía avanzada. Tiene que seguir completando un proceso de urbanización que lleva años ejecutando y, al mismo tiempo, mejorar los estándares de vida. Por lo tanto, esto genera una necesidad de seguridad hídrica, que se ha convertido en una prioridad nacional.

En un contexto global para ver la magnitud del desafío, a los poco más de 2.000 metros cúbicos de agua potable de los que dispone cada chino, tenemos una ratio cinco veces superior en Estados Unidos y, en el caso de Canadá, tienen más de 79.000 metros cúbicos por persona.

Pregunta: Este es un problema con una importante variable de desigualdad regional. China necesita transportar agua desde su suroeste, con más recursos y menos poblado; hasta el noreste, tremendamente árido y muy poblado. ¿Cómo ha afrontado este reto Pekín en las últimas décadas? ¿Cómo lo afronta hoy?

La seguridad hídrica se ha convertido en una prioridad nacional para China

Águeda Parra, analista del entorno geopolítico de China

Águeda: China tiene una distribución de la población muy desigual. Las zonas costeras y del norte son las que aglutinan más población. Están alrededor de las 15 provincias más pobladas y, al mismo tiempo, las más áridas. Sin embargo, las provincias del interior son las menos pobladas y las que están más cerca de los cauces de los grandes ríos. China ha tenido que emprender un reto titánico de transporte de agua hacia el norte, donde se concentra apenas el 20% de los recursos de agua dulce. Este proyecto tiene un nombre propio: el trasvase de agua sur-norte.

A todo este reto hídrico que ha ido afrontando China en en estas últimas décadas se le suman los compromisos de neutralidad del carbono. Es un reto añadido, no sólo aportar agua sino también energía mediante centrales hidroeléctricas. En este sentido, China sigue construyendo presas, un campo es en el que es líder mundial, con más de 3.800 presas. Son dos veces más de las que tiene Estados Unidos y cinco veces más de las que tiene India, con un número de población similar y en la misma zona, con los mismos retos hídricos.

China es líder mundial en presas, con cinco veces más de las que tiene India, con una población similar

Águeda Parra, analista del entorno geopolítico de China

Pregunta: ¿Cómo casa este desafío con la creciente urbanización de China? En estos momentos aproximadamente un 65% de la población china vive en zonas urbanas, con los problemas de abastecimiento de agua que ello conlleva. Esta es una una tendencia que, si atendemos a los planes del gobierno chino, no va a hacer sino incrementarse. ¿Qué pasará con el agua cuando tres cuartas partes de la población china viva en ciudades?

Águeda: China ha ido afianzando su proceso de urbanización a un ritmo de un punto porcentual anual. Esto supone alrededor de 220 millones de personas que van tensionando los recursos hídricos. Cuando lleguemos al 75 por ciento de la población urbana, que debería ser en torno a 2035, la seguridad hídrica irá en el sentido de más demanda de agua y de energía.

China ya ha empezado a incorporar estas necesidades dentro de su plan socioeconómico, los Planes Quinquenales. Ya se incorpora el desarrollo de capacidad hidroeléctrica, la segunda fuente de energía más importante del país, con una nueva presa en el entorno del río Brahmaputra. Esto puede complicar la gestión de los intereses hídricos de los países de la región. Es una zona en la que la gestión de las aguas transfronterizas es un tema importante a tratar.

Una nueva presa en el río Brahmaputra puede complicar la gestión de los intereses hídricos regionales

Águeda Parra, analista del entorno geopolítico de China

Pregunta: China tiene una dificultad extra a la hora de abordar el reto hídrico: su compromiso de alcanzar la neutralidad del carbono para 2060. En este sentido, China es una referencia mundial en energía hidroeléctrica, pero a priori necesitará incrementar su potencia instalada a medida que más población vaya incrementando su estándar de vida y, por tanto, sus necesidades energéticas. ¿Cómo se relaciona esto con el desafío de dar de beber a todos los chinos?

Águeda: Por ahora, las perspectivas parecen bastante buenas. Tenemos que tener en cuenta que China es una gran potencia en el tema de generación hidroeléctrica pero, en general, tiene un gran poder hidrohegemónico. También es líder en capacidad instalada y en nuevos proyectos. Si sólo tomamos en cuenta los datos de 2020, dos terceras partes de la nueva capacidad hidroeléctrica instalada en el mundo han pertenecido a China.

China ya representa una cuarta parte del total de la capacidad hidroeléctrica instalada a nivel mundial. Si lo comparamos con otros países, supera en tres veces a la de Brasil y a la de Estados Unidos; en cuatro veces a la de Estados Unidos y en siete veces a la de India. Teniendo las mismas necesidades de acceso de agua a una población muy grande y los desafíos del cambio climático, la comparación entre China e India es destacable.

Pregunta: ¿Podrías dibujarnos un esquema de este tablero geopolítico? ¿Qué papel juega el agua en las relaciones de China con sus vecinos del oeste y del sur?

Águeda: Toda la zona del Tíbet es donde surgen los grandes ríos de Asia. Fluyen por once países, por lo que tienen una complejidad transfronteriza importante. Abastecen de agua a más de 1.600 millones de personas. Aquí nace el Brahmaputra, que después pasa por India y Bangladesh; y también el Mekong, que pasa por Myanmar, Laos, Tailandia, Camboya y Vietnam.

Tenemos una nueva configuración del esquema geopolítico desde el punto de vista de los recursos hídricos. Esto genera mucha más tensión a la complejidad del entorno. Será necesario fomentar una diplomacia activa en este terreno. Los desafíos son muchos para todos los países, y todos tienen sus propias ambiciones en materia de seguridad hídrica. Hay que tener en cuenta que China es el origen de estos dos grandes ríos, y toda la gestión aguas arriba influye en las actividades de agricultura y pesca aguas abajo.

Estas complejidades se suelen gestionar mediante tratados y acuerdos. China tiene múltiples acuerdos, pero hay dos excepciones: India y Bután. Incluso en estos casos, se sigue el principio que marca las Naciones Unidas de uso equitativo y razonable. A medida que el cambio climático vaya planteando nuevos desafíos, esto requerirá que se mantenga una buena sintonía para evitar inestabilidades.

Todos los países de la zona tienen sus propias ambiciones en materia de seguridad hídrica

Águeda Parra, analista del entorno geopolítico de China

Pregunta: ¿Qué significa, exactamente, un uso equitativo y razonable de un curso de agua? En el caso concreto del Mekong, China tiene un acuerdo con el resto de países por los que transcurre el río.

Águeda: Hay una convención de las Naciones Unidas sobre los usos de los cursos de agua internacionales para fines distintos de la navegación. Es de 1997 y aboga por el uso equitativo y razonable de los recursos: que ninguno de los países de los cursos altos de los ríos haga un uso que pueda perjudicar a los deltas y las actividades de pesca y agricultura de los países de abajo.

En el caso del Mekong, tiene su propio acuerdo, de 1995, en el que China tiene la autoridad legal para realizar ese uso razonable y equitativo. Esta compartición de recursos hace depender de esta gestión de China a más de 60 millones de personas que se dedican a las actividades de pesca y agricultura. Siempre ha habido buena sintonía. Las situaciones puntuales se han ido resolviendo bien.

Pregunta: Y para finalizar, ¿cómo ves el panorama para China, y a nivel regional, a medio y largo plazo? Parece plausible que la competición por un recurso tan valioso como el agua genere algunas tensiones. ¿Hay riesgos de que estas tensiones puedan desembocar en algo más grave?

Águeda: El acceso al agua, que por algo se conoce como «oro azul líquido», es el mayor de los desafíos globales que afrontarán todas las economías en los próximos años, porque los efectos del cambio climático ya son globales. Aquellos países están bajo una situación de escasez de agua van a tener que redoblar sus esfuerzos.

Dentro de las complejidades de las áreas transfronterizas, siempre hay quejas por decisiones que pueden provocar falta de agua o inundaciones. Al final, la gestión que se ha hecho por el uso equitativo y responsable, y por la diplomacia activa que están manteniendo los países implicados, han hecho que no desemboquen en una guerra del agua. Ni siquiera en el caso de India, con el que China no tiene acuerdos en cuestión de recursos hídricos y con quien tiene una situación fronteriza compleja; ni siquiera en estos momentos de tensión geopolítica se ha visto afectada la gestión de los recursos hídricos.

Sí es verdad que, en todo este período que sufre Asia de grandes sequías por un lado e inundaciones por otro, va a crearse una tensión añadida que todos los países en conjunto van a tener que gestionar, con mecanismos multilaterales y diplomacia.

Oferta de empleo: responsable de Administración y Eventos

Las Fundaciones Consejo España China y Japón abren un proceso de selección para buscar un nuevo/a responsable de Administración y Eventos.

Los interesados deben remitir un correo electrónico a rrhh@spain-china-foundation.org antes del día 11 de julio de 2022 a las 09:00 horas. Al mismo habrán de adjuntar:

  • Una breve carta de interés de un máximo de 600 palabras. En la misma habrá de explicarse la motivación para el puesto y justificar brevemente la idoneidad para el mismo en atención a los requisitos detallados en la descripción. No se valorarán las candidaturas que no se acompañen de esta carta.
  • Currículum vitae. No podrá superar las dos páginas.

Las Fundaciones

Las Fundaciones Consejo España China y Consejo España Japón son dos entidades privadas sin ánimo de lucro, cuya misión es promover la diplomacia pública con China y con Japón, respectivamente, en defensa de los intereses de España. En esta misión, cuentan con el respaldo e impulso del Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación dentro de su red de Fundaciones Consejo, creadas para fortalecer las relaciones con una serie de países estratégicos en un marco de colaboración público-privada.

Las Fundaciones persiguen su misión fomentando el análisis y reflexión de calidad sobre dichos países, divulgando información, multiplicando los contactos de sociedades civiles a todos los niveles y fortaleciendo las relaciones institucionales entre todas las entidades y organismos que vertebran la relación bilateral.

En sus Patronatos, se dan cita empresas y otro tipo de instituciones con destacada presencia en dichos países.

Ambas Fundaciones comparten el puesto de responsable de Administración y Eventos.

Descripción del puesto

  • Planificación de las agendas de las Fundaciones, gestión de reuniones y coordinación con los participantes.
  • Gestión y organización de eventos de ambas Fundaciones, desde encuentros digitales hasta programas de visitantes o foros bilaterales.
  • Presentación, clarificación, gestión y archivo de la documentación pertinente.
  • Detección de mejoras y búsqueda de oportunidades en relación con la planificación, siempre bajo la óptica de la máxima eficiencia.
  • Gestión administrativa. Desplazamientos (reserva de viajes, hoteles, visados, etc.), funcionamiento de las Fundaciones (preparación y presentación de documentación en el registro de fundaciones) y contabilidad interna.
  • Tareas de apoyo en labores de comunicación y contenidos digitales, así como en la planificación estratégica de las Fundaciones.

Requisitos básicos:

  • Grado universitario, preferiblemente en Derecho, ADE o Relaciones Internacionales.
  • Experiencia demostrada en tareas similares a las descritas.
  • Experiencia en Microsoft Office Suite (Word, Excel, Power Point).
  • Alta capacidad de planificación, organización y gestión del tiempo.
  • Agilidad y proactividad.
  • Capacidad de comunicación y de relación con instituciones, principalmente con altos representantes de empresas y de la administración.
  • Conocimientos básicos de la normativa de protección de datos.
  • Nivel alto de inglés

Se valorará:

  • Experiencia profesional en China y/o Japón.
  • Conocimientos de chino y/o japonés.
  • Experiencia en fundaciones y/o instituciones públicas.
  • Manejo de herramientas de diseño como Canva y/o del CMS WordPress.

Condiciones del puesto:

  • Jornada completa, a dividir entre ambas Fundaciones.
  • Salario según experiencia y valía.
  • Residencia en Madrid. Posibilidad de teletrabajo durante parte de la semana.
  • Incorporación el 1 de septiembre.

El Patronato pone la vista en la reapertura de China para revitalizar las relaciones

El Patronato de la Fundación Consejo España China se reunió el 7 de junio en su primera Junta General de 2022, dedicada a aprobar las cuentas anuales del ejercicio anterior, analizar la actualidad de las relaciones bilaterales España-China y repasar los proyectos recientes y en curso de la Fundación.

La reunión tuvo lugar en la nueva sede del Ministerio de Asuntos Exteriores, en la Plaza del Marqués de Salamanca de Madrid, y a ella asistieron una veintena de miembros, más otra decena que se conectó por vía telemática, entre ellos el embajador de España en China, Rafael Dezcallar.

Los miembros del Patronato coincidieron en las dificultades que atraviesan las relaciones con China, especialmente debido a la estricta política de contención del COVID que aún mantiene el gobierno chino y que impide los viajes internacionales. Con todo, tanto los miembros de las empresas presentes como los representantes de la Administración coincidieron en que es probable que a lo largo de 2023 estas medidas se relajen y que es necesario estar preparados para volver a insuflar aire a los lazos con la segunda economía del mundo.

En este sentido, la secretaria de Estado de Asuntos Exteriores y Globales, Ángeles Moreno Bau, destacó la importancia de China para España, tanto en el sector privado como en el público. Según Moreno Bau, «queremos seguir comerciando y trabajando con China, porque esto nos enriquece». La secretaria de Estado emplazó a todos los miembros del Patronato a «seguir en este esfuerzo conjunto, confiar en que todo pase y que las fronteras se abran para poder reanudar las relaciones». Asimismo, los instó a «seguir trabajando para que, en los espacios que nos queden, seguir fomentando el encuentro con China».

Tenemos que seguir trabajando en los espacios que nos quedan para fomentar el encuentro con China

Ángeles Moreno Bau, secretaria de Estado de Asuntos Exteriores y Globales

En la Junta se repasaron algunos de los proyectos recientes y en curso de la Fundación. Entre ellos, el encuentro del Foro España China sobre digitalización sostenible celebrado en enero, el podcast «Descifrando China» o el ciclo de reuniones de trabajo «China en Profundidad», junto con el Real Instituto Elcano.

Además, la Junta de Patronato sirvió para despedir al actual secretario general de la Fundación, José Leandro Consarnau, que cesará en su cargo en las próximas semanas; y para ratificar el nombramiento de la nueva directora, Mónica Vallejo.

Socios, competidores, rivales: claves de las relaciones China – UE

Este texto es una transcripción, resumida y editada, del episodio 3 del podcast «Descifrando China», titulado «Socios, competidores, rivales: claves de la relación China – UE». Hablamos sobre el momento actual de las relaciones bilaterales entre la Unión Europea y China tras la cumbre celebrada entre ambas partes el pasado 1 de abril. Con Helena Legarda, analista del Mercator Institute for China Studies.

La cumbre del 1 de abril

Pregunta: ¿Qué valoración general haces de la última cumbre China – Unión Europea, el pasado 1 de abril? El jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, no sonó demasiado entusiasmado en su valoración posterior. ¿Hubo algún punto de encuentro?

Helena: El jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, la calificó como un «diálogo de sordos». Yo creo que eso nos dice mucho sobre, por un lado, las expectativas de la Unión Europea y por el otro, sobre el resultado de la cumbre. No sé si yo la llamaría un fracaso. Sí es cierto que, en lo que se refiere a resultados concretos, no hubo ninguno. Pero yo creo que nadie los esperaba. También es cierto que cada parte tenía distintas expectativas y distintas prioridades antes de llegar a la cumbre.

Por un lado, la UE quería hablar de los puntos de fricción: Ucrania, la coerción económica contra Lituania, las sanciones a parlamentarios e investigadores europeos… ese es el lado de la UE. China obviamente no quería hablar de ninguno de estos temas. Lo que ellos querían es poner el foco en oportunidades para colaborar o puntos de coincidencia. China quería inyectar energía positiva a las relaciones y dejar las tensiones a un lado. Teniendo en cuenta esto, que las prioridades eran distintas, tampoco había grandes expectativas de resultados concretos; incluso antes de la cumbre, en Bruselas.

La razón por la que digo que no fue un fracaso es porque la Unión Europea mandó un mensaje muy claro. Sabiendo que no iba a conseguir nada muy concreto, lo que Von der Leyen, Michel y Borrell hicieron fue dejar las cosas muy claras a los líderes chinos. El punto fundamental es que no estamos en una situación de business as usual: no podemos ignorar las fricciones, no podemos ignorar la respuesta china a la invasión rusa de Ucrania y continuar hablando de cooperación en temas como el cambio climático.

La UE fue muy clara con respecto a lo que espera de Pekín en Ucrania. Sí hubo algún punto de Von der Leyen dejando bastante claro que habría consecuencias si China decide dar apoyo material a Rusia. Fue una oportunidad para lanzar un mensaje y la UE la usó con bastante éxito. El problema fundamental es que China no ha leído muy bien el estado de ánimo en Europa y no ha tenido muy claro cómo navegar dos objetivos contradictorios: por un lado, mantener su cooperación con Rusia, que es algo que en términos geopolíticos le interesa, sobre todo teniendo en cuenta su objetivo último de reformar el orden mundial. Por otro, China quiere mantener las relaciones, sobre todo comerciales, pero no exclusivamente, con la UE. Intentan jugar a dos bandas y creo que no han leído bien la situación con respecto a la guerra de Ucrania.

¿Resultados concretos de la cumbre? No. ¿Fracaso? Tampoco. La oportunidad de dejar las cosas claras hablando cara a cara con los líderes chinos es algo importante.

La situación en Ucrania

Pregunta: El principal tema en la agenda fue, obviamente, la situación en Ucrania. ¿Qué quiere la Unión Europea de China en este asunto? ¿Son estas peticiones o exigencias realistas?

Helena: Depende un poco de a quién nos referimos cuando hablamos de la UE. En general, sí está claro que al principio de la invasión se oían voces en Europa que decían que China tendría que mediar en el conflicto. Ese tema de la mediación nunca fue realista, China no lo iba a hacer ni lo va a hacer. Pero creo que se ha dejado de lado ya.

¿Cuáles son las expectativas ahora? La verdad es que no demasiado. En una situación ideal, que China intente facilitar un alto el fuego aunque sea limitado y el establecimiento de corredores humanitarios. Esto y quizás que China proporcione ayuda humanitaria a Ucrania.

En realidad, lo que la UE pide, el mínimo absoluto, es que no obstruya. Si no va a usar su influencia ni su acceso a los líderes rusos para facilitar un alto el fuego, que por lo menos no ayude a Rusia a evadir las sanciones. ¿Es realista? A estas alturas, no creo que es algo que China quiera hacer. Su posición sigue siendo la misma: aparentemente neutral, pero en realidad con un apoyo evidente de las posiciones rusas. Esto se ve claramente cuando lees los discursos de los líderes chinos. Usan claramente el lenguaje de Moscú en lo que a la invasión se refiere: la culpa es de Estados Unidos, la culpa es de la OTAN, provocaciones a Rusia, que tiene intereses legítimos de seguridad que deben respetarse…

Es una neutralidad aparente pero más prorrusa que otra cosa. Yo no esperaría demasiado de Pekín en lo que a facilitar una solución se refiere. Ayuda humanitaria ya está proporcionando alguna, no demasiada; pero quizás sí hay margen de mejora. Sin embargo, China no tiene ningún interés en exponerse a sí misma a este conflicto más todavía. Estratégicamente, desde Pekín sólo ven inconvenientes.

El Acuerdo de Inversiones

Pregunta: En la cumbre no hubo progresos sobre uno de los grandes escollos actuales en la relación: el Acuerdo de Inversiones, congelado desde marzo de 2021. ¿Cabe esperar que el proceso de ratificación se reinicie pronto?

Helena: A mí me sorprendería mucho. Tenemos que mirar un poco hacia atrás para ver por qué se congeló ese proceso. Fue por las sanciones chinas a parlamentarios, políticos e investigadores europeos. Esas sanciones siguen ahí, y mientras no las levante, dudo de que vuelva a empezar el proceso de ratificación en el Parlamento Europeo.

Además, la opinión pública sobre China y la visión que hay sobre las ambiciones globales chinas están empeorando en Europa. No sólo son las sanciones, sino el boicot a Lituania, cómo ha manejado China la pandemia o la actitud de los diplomáticos a los que envió a Europa. Hay un punto de vista mucho más crítico con respecto a China. Esto no va a ayudar a reiniciar el proceso de ratificación.

También hay que tener en cuenta que uno de los impulsores de este acuerdo es Alemania, pero allí ha habido un cambio de gobierno y también un cierto cambio de postura con respecto a China.

Política común

Pregunta: ¿Existe tal cosa como una política común europea hacia China? ¿Cada país hace la guerra por su cuenta? ¿Hay bloques?

Helena: La política de la UE sobre China no es un bloque. Esto es un hecho irrefutable. Muy poca política de nada en la UE es un bloque: hablamos de 27 estados miembros con sus intereses y sus preocupaciones. Unanimidad al 100% no hay. Sí es verdad que en política sobre China ha habido mucho movimiento en los últimos años y nos estamos acercando cada vez más a un consenso. Un consenso más que nada sobre los problemas y las oportunidades que en Europa vemos en lo que a China se refiere. Eso no siempre se traduce en unanimidad en políticas. Vemos mucho más consenso en el hecho de que la gente es mucho más crítica y tiene mucho más cuidado en lo que a las ambiciones globales de China se refiere. Vemos más potenciales problemas.

Pero cuando hablamos de políticas y respuestas, hay mucha diversidad. Tampoco hablaría de bloques porque vivimos en una situación muy dinámica. Países del centro y el este de Europa, que antes eran un poco más problemáticos con China con la iniciativa 16+1, ahora son mucho más críticos, en parte por el acercamiento con Rusia.

Alemania sí que ha puesto siempre el énfasis en mantener buenas relaciones económicas y comerciales con China, que es algo que lleva mucho peso en discusiones en Bruselas. Esto es algo que no ha cambiado del todo pero sí vemos cierto movimiento. La estrategia tradicional de Alemania de intentar conseguir el cambio en China a través del comercio es algo que a lo mejor no se ha abandonado del todo pero sí nos estamos alejando.

En los últimos años, las políticas e instrumentos que afectan a China se han adoptado por consenso en casi su totalidad. Eso es algo complicado. Hay mucho más acuerdo de lo que mucha gente piensa desde el exterior.

Cero COVID y la reactivación de los viajes

Pregunta: La UE sí ha manifestado que está abierta a una mayor cooperación con China en cuestiones como la diplomacia de vacunas. En relación con el COVID, ¿crees que habrá una reconsideración de la política de Cero COVID en China, con la consiguiente reanudación de los viajes internacionales? ¿En qué medida puede ayudar esta reactivación a desatascar las relaciones?

Helena: Lo primero, sobre la política de Cero COVID: no veo ninguna indicación de que vayan a abandonar esta estrategia en los próximos meses. Casi con seguridad no antes del vigésimo congreso del Partido Comunista Chino. Hay que tener en cuenta varias cosas, empezando por el tema sanitario: en China, las tasas de vacunación no son tan altas como mucha gente se piensa, especialmente en los tramos más altos de edad. Hay miedo de que, si abren el país un poco más, van a empezar a subir las muertes y hospitalizaciones.

Luego está el tema político, que es fundamental. Xi Jinping se ha asociado a sí mismo con esta política, personalmente. Teniendo en cuenta que el 20º Congreso del Partido va a tener lugar este otoño y que este es el Congreso en el que Xi Jinping quiere ser confirmado como líder de China para un tercer periodo, no creo que tenga intención de abandonar una política que ha asociado mucho consigo mismo por el posible impacto en su legitimidad.

Un tercer elemento es que la narrativa desde que comenzó la pandemia es que en China han manejado la pandemia mucho mejor que en Occidente. Eso demostraría que el sistema chino es más eficiente, más eficaz y por lo menos igual de bueno que las democracias liberales. Aceptar un fracaso del modelo chino y cambiar de estrategia, después de meses de críticas a Occidentes, es algo que por temas de imagen y legitimidad no se va a hacer. No tendría mucha expectativa de que vayan a abandonar esto antes del Congreso. Después, ya veremos.

Obviamente, el impacto está claro. En viajes, ahora mismo hay muy poca interacción cara a cara entre gobiernos, pero también sector privado, sociedad civil, estudiantes o investigadores. Si miras datos sobre el número de extranjeros en Pekín y Shanghai y el impacto de la política de no permitir viajes internacionales, ves que esos números han bajado muchísimo, y yo espero que continúen bajando. Veremos si eso se recupera una vez China reabre el país. Creo que hasta cierto punto se recuperará, pero no del todo. Al final, si pierdes gente que era residente, es algo que no es fácil de recuperar; y el atractivo de China como destino ha sufrido mucho.

Una relación poliédrica

Pregunta: La UE definió a China en 2019 como un “socio, competidor y rival sistémico”, una definición que se mantiene hoy. 3 años después, ¿qué dimensión crees que prima más?

Respuesta: Buena pregunta. Sinceramente, creo que esto cambia un poco desde que en 2019 se publicó el strategic outlook. Ahora mismo, creo que prima la dimensión de rival sistémico junto con la de competidor. Ahora mismo, la opinión de China en casi toda Europa es más crítica. Las oportunidades de colaboración se ven muy reducidas y sí que vemos muchos más campos de fricción.

Algunos de esos son de competición económica, pero ahora prima el aspecto de rival sistémico. Sólo tenemos que mirar la respuesta china a la invasión a Ucrania. Es evidente que, en cuanto al enfoque hacia el orden mundial, las diferencias son fundamentales. Se ve también cuando China habla de la estrategia europea del Indo-Pacífico, la relación entre UE y Estados Unidos o cuando habla sobre la OTAN y sobre el rol que juega Europa dentro de la misma.

Oferta de empleo: director/a de las Fundaciones Consejo España China y Consejo España Japón

Las Fundaciones Consejo España China y Japón abren un proceso de selección para buscar un nuevo/a director/a.

Los interesados habrán de remitir un correo electrónico a rrhh@spain-china-foundation.org antes del día 22 de abril de 2022 a las 09:00 horas. Al mismo habrán de adjuntar:

  • Una breve carta de interés de un máximo de 600 palabras. En la misma habrá de explicarse la motivación para el puesto y justificar brevemente la idoneidad para el mismo en atención a los requisitos detallados en la descripción. No se valorarán las candidaturas que no se acompañen de esta carta.
  • Currículum vitae. No podrá superar las dos páginas.

Por motivos de capacidad, solamente se contactará con aquellas candidaturas que pasen a la siguiente fase de selección, antes del día 25 de abril.

Las Fundaciones

Las Fundaciones Consejo España China y Consejo España Japón son dos entidades privadas sin ánimo de lucro, cuya misión es promover la diplomacia pública con China y con Japón, respectivamente, en defensa de los intereses de España. En esta misión, cuentan con el respaldo e impulso del Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación dentro de su red de Fundaciones Consejo, creadas para fortalecer las relaciones con una serie de países estratégicos en un marco de colaboración público-privada.

Las Fundaciones persiguen su misión fomentando el análisis y reflexión de calidad sobre dichos países, divulgando información, multiplicando los contactos de sociedades civiles a todos los niveles y fortaleciendo las relaciones institucionales entre todas las entidades y organismos que vertebran la relación bilateral.

En sus Patronatos, se dan cita empresas y otro tipo de instituciones con destacada presencia en dichos países.

Ambas Fundaciones comparten el puesto de director.

Descripción del puesto

Reportando al secretario general, diplomático sénior del Ministerio de Asuntos Exteriores, y a los respectivos presidentes de ambas Fundaciones, serán responsabilidad del director/a las siguientes funciones:

Funciones

  • Diseñar y proponer la programación anual de ambas Fundaciones en sus diferentes líneas de análisis y reflexión, people to people y diplomacia pública, en cumplimiento de la misión de la Fundación.
  • Responsabilizarse de que las Fundaciones cumplan con la normativa legal, económica y financiera aplicable, incluyendo la elaboración y supervisión de presupuestos, del plan de actuación anual, memoria, cuentas anuales, y declaraciones de los correspondientes impuestos (con el soporte de una entidad externa).
  • Prestar soporte a la Secretaría General del Patronato, elaborando los órdenes del día, actas, y certificados y elevaciones a público correspondientes a los acuerdos en las reuniones.
  • Impulsar la captación de fondos de entidades externas en forma de ampliación del Patronato, patrocinio de actividades u otras fórmulas, así como fidelizar las existentes.
  • Administrar e impulsar las relaciones institucionales de la Fundación, tanto con las entidades patronas como con embajadas, ministerios, empresas y otro tipo de entidades externas. Forjar alianzas y colaboraciones.
  • Dirigir la comunicación corporativa de ambas Fundaciones, con especial atención al ámbito digital.
  • El director/a contará con un equipo de dos personas a su cargo: un director/a de comunicación y proyectos y un/a responsable de operaciones y eventos.

El candidato deberá cumplir con los siguientes requisitos:

Requisitos y habilidades necesarios

  • Grado preferiblemente en Derecho, ADE, o Relaciones Internacionales.
  • Perfil profesional internacional.
  • Más de 5 años de experiencia en puestos directivos en reconocidas fundaciones, think tanks, asociaciones, organismos públicos, o entidades culturales.
  • Experiencia en gestión de alianzas y relaciones institucionales.
  • Experiencia profesional relacionada con China y/o Japón.
  • Inglés, competencia completa oral y escrita.
  • Altas capacidades de comunicación, tanto oral como escrita.
  • Altas habilidades interpersonales y capacidad de interlocución a alto nivel.
  • Capacidad de liderar equipos, alto nivel de autoexigencia.
  • Autonomía, carácter emprendedor, mentalidad innovadora y proactividad.

Se valorarán

  • Formación específica en dirección de fundaciones y entidades sin ánimo de lucro.
  • Formación específica en Asia Oriental.
  • Haber residido en China o en Japón por motivos laborales o de estudios.
  • Conocimiento del chino y/o del japonés.
  • Experiencia específica en organización de eventos.
  • Experiencia en comunicación digital.

Condiciones del puesto

  • Puesto de trabajo a jornada completa, a dividir entre ambas Fundaciones.
  • Salario acorde a puesto directivo en el tercer sector. Se especificará según experiencia y valía.
  • Residencia en Madrid. Posibilidad de teletrabajar una parte de la jornada laboral semanal.
  • Incorporación inmediata.

Newsletter

La actualidad de la Fundación Consejo España China, noticias sobre las relaciones empresariales entre los dos países y un resumen mensual de los temas a los que estamos prestando atención.

Escanea este código QR para entrar en el canal de WeChat de la Fundación